Monday, September 06, 2010

Problemas logísticos para Personas exageradas


Hace unos meses, un domingo al mediodía, fui a un almuerzo bastante numeroso (ergo, ruidoso). Durante un buen rato, el grupo de personas que estaban sentadas cerca mío, se pusieron a hablar de la vida y obra de un conocido de ellos (del cual no tenía ni idea quien era y tampoco me interesaba averiguarlo). Se concentraron en una situación particular que le había ocurrido al susodicho y permanecieron estancadas en ese tema durante bastante tiempo. Finalmente la voz potente de una de ellos, opaca a las demás.

- ¡¡Noooo, yo antes que eso...!!- exclama una mujer de unos cincuenta años-¡¡...primero me tiro a un precipicio y después me prendo fuego!!

-¡Pero mamá!- replicá rápidamente la hija, de unos veintitantos y al parecer bastante canchera con las expresiones de su madre-¡¿Cómo te vas a prender fuego DESPUÉS de haberte tirado a un precipicio?!¡¡Si ya te hiciste pelota con la caída!!

4 comments:

lolibel said...

Hola soy loli ,del hostal ,te he dejado un comentario en mi blog pero no ha salido,solo saludarte y decirte que sigo siendo vegetariana con tentaciones que me cuestan vencer un poco ,pero sigo para adelante. Lo del moribundo creo que no se me olvidará en la vida,pero no quiero torturarme por ello,fué así y mi conciencia está tranquila,con esto he aprendido mucho. Ya te conocía a través de Ernesto ,pero tu me conoces porque tienes madera de detective e investigadora. Un abrazo amiga.

Realmentealpedo said...

En realidad te conozco porque en vez de estar trabajando,me la pasé boludeando por internet jaja. La verdad te felicito por lo de no caer en las tentaciones a la hora de comer: hace algunos años hicimos un a promesa con un amigo donde él dejaba de fumar por un mes, y yo para hacerle el aguante, dejaba de comer cualquier dulce (chocolates, dulce de leche, cualquier tipo de golosinas y ciertas galletitas-) y salados (papas fritas y todos sus derivados). Al final los dos cumplimos y en cuanto terminó el plazo pactado, nos fuimos al primer kiosko que encontramos, yo me compré como una bolsa de chocolates y él como dos atados de cigarrillos jajaja. Nunca más lo volvimos a hacer!!jaja

Spike said...

Manda cojones.. está claro que la hija iba de coña, pero... xD

Un saludo!

vocecitairritante said...

JAJAJAJAJAJAJAJAA la hija, una grosa total. Ojalá se me hubieran ocurrido frases tan agudas como esa para contestarla a la bolonia de mi vieja...
Buenísimo!
Ave amiga!