Thursday, October 21, 2010

Llamado a la solidaridad...


Si encontrás uno tirado por algún remoto lugar de tu casa; debajo de una de las patas porque lo usaste para nivelar la cama; escondido entre libros que te regalaron/compraste y nunca pensás leer; o si los pensás vender junto con tus manuales de primaria para que te den más plata por kilo de cultura; por favor, acordate antes: ese libro es MÍO. Es verdad que te lo presté hace tiempo y tal vez no insistí demasiado para no presionarte, para que disfrutes a tu debido tiempo de su lectura, pero ¿me harías el favor de devolvérmelo?

Los libros que presto son libros que adoro, cuyas historias y autores me han atrapado, son pequeños tesoros que alguna vez encontré en una librería de barrio. Muchos, son libros viejos que no han vuelto a ser editados. Si los presté, fue porque era una persona de confianza o un amigo, y uno espera la devolución...muchas veces las personas no lo hacen de malos, se olvidan (yo también me he olvidado). Pero por favor, no lleguemos a la instancia de tener que mandar a dos sicarios a la puerta de la casa del susodicho para que entregue el libro en cuestión.

Creo que fue en la película Roma donde escuché la frase "Prestar libros es la forma más rápida de perder amigos...". Y tiene razón. Así que para evitar nuevas cuestiones (hay que aprender de experiencias anteriores), voy a aplicar esta metodología:




 

Si las personas que infringen esto no son religiosas, no hay problema, siempre esta la alternativa de enviarles a Pedro y Pablo (sicarios de medio tiempo y cantantes vitalicios de bares, que deleitan a la audiencia con canciones como "Yo vivo en una ciudad" y "La marcha de la bronca") a la puerta de su residencia. Los van a golpear, con ritmo. 

(Post como estos surgen cuando tengo que acomodar la casa y veo los baches en mi biblioteca...¡es por razones como estas que no hay que limpiar!)

Creative Commons License

10 comments:

Nico N. said...

Sabés qué es peor que prestar los libros y que no te los devuelvan? Que TU hermano, preste a SUS amigos, TUS libros. Y obviamente es un viaje de ida. Esos libros se pierden en el espacio y en el tiempo, se los chupa un agujero negro, se van a otra dimensión. Encima tu hermano se hace bien el sonso diciéndote "Si yo nunca agarré tus libros", mientras que tu vieja te dice "Sí, los agarró él pero no sabe ni a quién se los dió". Y lo único que queda por hacer es resignarse y tiempo después quedar como el "malo" que no quiere prestar sus cosas (cuando, en realidad, la historia te da la razón a vos).

Ahora me enojé, jaja.

Siga generando conciencia, que muy bien hace.

Un saludo!

Nico N. said...

"Los van a golpear, con ritmo".

Es genial eso!

Ernest A. said...

Abogado del diablo - yo soy el que tiene los libros - los leo y me acuerdo de vosotros - por qué se ponen así...

Perdón, llaman a la puerta (parecen dos tipos)

CEH aburrido said...
This comment has been removed by the author.
CEH aburrido said...

Recuerdo mi disco de Joe Satrianni, lo último que perdí.
Lo único que me divierte de este tipo de tragedias son las excusas que estos perjuros robalibros empiezan a poner ante los reclamos:

me han dicho cosas del género de:

No.. pasa que lo quiero leer de nuevo, porque como murió mi abuela y estoy tan triste creo que me va a ayudar a distraerme, o a pensar.

El libro en cuestión era una antología de poesía erótica castellana, desde las xarchas mozárabes hasta el siglo XX. Era obvio que ni lo había pispeado, ¿no?

Extraño mi libro.

Te dejo este link que te va a interesar:

http://www.librosraros.blogspot.com

Y un abrazo, srita al pedo

Sofía said...

Viene Belle & Sebastian!!!

CEH aburrido said...

Indeed!

Vienen!!!!
LASSTIMA QUE TAMBIÉN VIENE PAUL!

Martín D. said...

Uf, que tema el de los libros.-
este post me hizo suspirar por algunos libros perdidos: Mujeres de Bukowski, La Isla de Huxley (como me dolio) Amor y Anarquía, Justine y muchos muchos mas.-

como dijo Nico N.
gracias por seguir generando conciencia!

saludos alpedisticos!

Realmentealpedo said...

Si el tema de los libros,discos o en realidad cualquier cosa que uno le guarda un gran cariño, lo presta y después no se lo devuelve duele bastante y lo vuelven a una amarreta a medida de que pasan los años. En mi caso siempre se han quedado con libros, porque era lo que más solía prestar (enfatizo el solía).

Gracias por la info CEH, el blog lo conocía, es muy bueno y hay libros interesantes, sobretodo algunas ediciones viejas que pueden pasar desapercibidas, pero que en realidad tienen muy buenas traducciones.

Que buena noticia Sofia!!Habrá que empezar a ahorrar jaja.

mato said...

es verdad, todo un tema.
yo tengo libros que presté y como fueron historia, compré de nuevo. y hay libros que compro y regalo antes que prestar los míos. creo que ya perdí la cuenta cuántos 'on the road' regalé en mi vida.

rap, gracias por los elogios al blog. el tuyo también está muy bueno, así que volveremos seguido.